El paso de palio es de estilo barroco con respiraderos de alpaca cincelada, obra del taller sevillano de Brihuela. Los varales tienen en su base dos ángeles, cada unos los cuales soporta un pergamino con los nombre de los doce apóstoles (uno en cada varal), fueron donados por varios hermanos de la cofradía y se acometieron en los de talleres de Manuel de los Ríos. (Sevilla). Los brazos de cola están compuestos por doce tulipas de guardabrisas los cuales son de una envergadura considerable y se realizaron en los talleres de Villareal (Sevilla). Las jarras de entrevarales y las violeteras delanteras también fueron obra del taller sevillano de Villareal.

La peana es cuadrada con dos plantas con una representación de Moises en el desierto. Es obra del orfebre albaicinero  Manuel Martín y fue una donación del cuerpo de costaleros de nuestra hermandad, bajo diseño de Ignacio Fernández-Aragón.

Los bordados de las caídas en recorte, corrieron a cargo del bordador recientemente fallecido Ángel Perea. Son caídas de malla calada con terminación en borlos de oro. El techo de palio fue confeccionado por el cuerpo de camareras de nuestra Hermandad a donación de un hermano de la cofradía. El manto de nuestra imagen mariana es de color azul cobalto. La toca de sobremanto, también obra de Ángel Perea, está realizada en recorte de oro.

El llamador es una maza con dos ángeles sujetando el escudo de la hermandad.