El actual paso del Santísimo Cristo de la Salud, que sustituyó al anterior de Antonio Díaz, fue completamente diseñado y tallado en los talleres de Manuel Guzmán Bejarano en Sevilla -regentados por su hijo, Manuel Guzmán Fernández, desde la muerte del maestro de la talla-. El paso fue tallándose en distintas fases desde el año 2000, en que se acometieron los primeros trabajos de ebanistería, hasta el 2009, en que se concluyó la talla del respiradero del paso, con una interrupción por medio en la que la hermandad destino los fondos conseguidos a la construcción de las capillas de salida.

El paso, realizado en caoba el canasto y cedro el respiradero, está barnizado en caoba y cuenta con un diseño barroco, con una impronta característica a la de otros trabajos del maestro, que en nuestra ciudad cuenta también con los pasos de Jesús de las Tres Caídas y el Santísmo Cristo de la Expiración. Seis candelabros de guardabrisa, con una altura considerable, iluminan al Santísmo Cristo de la Redención.

En 2011 se aprobó la conclusión del paso con un proyecto del artista granadino Alberto Fernández Barrilao denominado «El trono del ordero de la Redención» (para descargar el resumen pulse aquí). Actualmente, en las esquinas del paso se encuentran la talla de los cuatro jinetes del apocalipsis, obra también Alberto Fernández Barrilao y se una cartela sobre el sueño de las columnas de San Juan Bosco. El paso está  aún inconcluso, pues el proyecto, además de las restantes cartelas, incluye diferentes figuras de orfebrería en el canasto y el respiradero.